¿Por qué fracasa la gente capaz?

 

Libro El Principio de Peter

Libro El Principio de Peter

Un breve análisis sobre el fracaso, esperando les sea útil para aprender algo del tema y sobre todo para que nos sirva de fortaleza para seguir adelante tomando nuevos retos equivocándonos y aprendiendo de ellos.

“La vida del hombre es interesanteprincipalmente si ha fracasado. Eso indica que trató de superarse”.

Georges Benjamin Clemenceau

-

“Un  fracasado es un hombre que ha cometido un error, pero que no es capaz de convertirlo en experiencia”.

Elbert Hubbard

¿Por qué fracasa la gente capaz?

El poder del cambio

Quizá hayas fracasado en algún momento de tu vida. Al fin y al cabo, la única manera de evitar el fracaso es no esforzarse por alcanzar el éxito; quedarse cruzado de brazos. Pero es
posible aprender de los fracasos; identificar la causa y enmendarlo. Tú dispones del poder necesario para cambiar gracias a que tienes la ventaja de tener valores.

Hasta un triunfador como Samuel Beckett, quizá el dramaturgo más destacado del siglo XX, escribió que se sentía a sus anchas ante el fracaso pues había “aspirado profundamente su aire vivificante”.

Es importante analizar bien la derrota; hay que hacerle frente, para evitar que se repita.

Basadas en casi 200 entrevistas a personas que sobreviven a graves reveses en su vida, he aquí algunas causas más comunes del fracaso. Bien seas un ejecutivo de una empresa privada, un funcionario público, un emprendedor, un distribuidor independiente o un profesionista en esta lista puedes encontrar tu caso.

Falta de habilidad social

La mayoría de las personas que fracasan por esta razón, aducen que la “politiquería de la oficina” ha provocado su descalabro, pero tal politiquería acaso no sea sino la interacción normal entre la gente. Si tienes algún conflicto de este tipo, quizá se trate en realidad de una deficiencia tuya para relacionarte bien con la gente.

Es posible salir avante en la soledad durante algún tiempo, a base de puro talento, pero la mayoría de las ocupaciones implican relacionarse con otras personas. Se puede tener una gran inteligencia para lo académico y no obstante, carecer de inteligencia social: es decir, saber escuchar, tener tacto, aceptar y hacer críticas en forma conveniente. Las personas que gozan de gran inteligencia social, reconocen sus errores, aceptan la censura justificada y siguen adelante. Además saben ganarse el apoyo de sus colaboradores.

La gente puede ayudarte a fracasar, si no les agradas. Un día en cierto aeropuerto, un viajero observaba a un hombre de negocios bien vestido que le gritaba agresivamente al maletero. Cuanto más violento se ponía el primero, más calmado parecía el maletero. Al irse el hombre bien vestido, el viajero felicitó al empleado por su ecuanimidad. “No tiene importancia”, contestó el sonriendo.

“Verá usted: ese tipo va a Florida, pero su equipaje lo envié a Michigan”. Los compañeros de trabajo, e incluso los subalternos cuando se les maltrata, pueden hundirlo a uno.

Por otra parte, es posible salir bien librado, a pesar de cometer errores graves, si se tiene inteligencia social. Por eso tantos ejecutivos mediocres sobreviven a violentas convulsiones en las empresas. Tratan a la gente con tacto, de modo que la gente los quiere y, cuando se equivocan, sus partidarios los ayudan a recuperarse. Un error puede incluso favorecer tu carrera, si el jefe considera que el caso se manejó con madurez y responsabilidad.

A las personas con poca habilidad para las relaciones interpersonales les resulta difícil aceptar las críticas. Cuando se les demuestra que han cometido un error, suelen desencadenar sus emociones y su ego herido: niegan tener responsabilidad y se enfurecen y exteriorizan su mal humor, se dan a conocer como sarcásticas y temperamentales.

La inteligencia social es una cualidad que se adquiere, al igual que se aprenden los buenos modales. Cuanto más se pone a prueba, más se perfecciona.

No estar en el puesto apropiado

Tal vez no hayas fracasado, sino que tu caso sea, simplemente, de inadaptación. Para alcanzar el éxito, es necesario que las capacidades, los intereses, la personalidad y los valores propios armonicen con el trabajo que se desempeña.

David Brown, uno de los productores cinematográficos de más éxito en los Estados Unidos, fue despedido de tres empleos en grandes empresas, hasta que se dio cuenta que la vida empresarial no era para él. En Hollywood ascendió hasta llegar a ser el número dos de la Twentieth Century Fox, pero un día dio su voto a favor de la película Cleopatra, que resultó ser un desastre comercial, y lo despidieron.

En Nueva York se convirtió en vicepresidente editorial de la New American Library, pero los dueños contrataron a un fuereño con quien él chocó, y despidieron a Brown.

De regreso en California, lo re contrataron en la Fox y Brown ocupó el escalón más alto allí durante seis años. Pero la junta directiva llegó a la conclusión de que no le gustaban algunas películas que él había recomendado. Volvieron a despedirlo, esta vez junto con Richard Zanuck, presidente de la Fox.

Brown comenzó a analizar su trayectoria laboral. Su comportamiento en las organizaciones (el hablar abiertamente, la disposición a correr riesgos y a fiarse de su instinto) correspondían más a un hombre de negocios que a un empleado. Odiaba la administración por comité y la mentalidad corporativa. El análisis de su fracaso llevó a Brown y Zanuck a remontar el vuelo con sus propias alas y producir: El Golpe, Tiburón, El veredicto y Cocoon. David Brown no era un ejecutivo fracasado, sino un empresario en cierne.

Recientemente y en nuestro mundo cotidiano sin mencionar nombres, a futbolistas excelentes los han querido convertir en entrenadores o directores técnicos de equipos nacionales pensando en que su desempeño como jugador los sostendrá como un excelente director técnico, sin embrago en este terreno muchos han fracasado, y como lo señalan el principio de Peter*, los han llevado a su nivel de incompetencia y el público al juzgarlos son demasiado duros, porque al llevar al equipo de fútbol de un país al fracaso, se olvidan de los momentos de gloria que ésta misma persona, le dio a su país cuando jugador.

Lamentablemente son ejemplos diferentes porque un futbolista no puede vivir toda la vida como jugador excelente ya que depende de su estado físico y la edad en la medida en que éste avanza, las habilidades físicas del ser humano se van deteriorando, sin embargo el fútbol puede ser su trampolín para otras actividades ajenas a éste.

Falta de dedicación

Un Gerente de Ventas a quien se entrevistamos recientemente reconoció: “La verdad es que no he alcanzado mis expectativas”. Y no es de extrañarse. Como un medio para protegerse del fracaso, nunca hace un verdadero esfuerzo ni se pone a prueba, y así, al final puede justificarse diciendo: “En realidad, no me importaba tanto”.

Después de graduarse en una famosa Univesidad privada en la ciudad de México este individuo ingresó a una importante firma con la esperanza de concentrar su actividad en el departamento de espectáculos. Por una razón u otra, jamás lo consiguió: “Mi actitud fue ambigua”, comenta. “Nunca contradije a los socios principales, pero mi trabajo distó mucho de ser excelente”.

Se fue a Monterrey y se unió a un gran corporativo. Seis meses después le pidieron su renuncia, porque parecía faltarle motivación.”No me importó”, asegura. “De todos modos, ese trabajo no me agradaba”. Actualmente sige en la rama de los espectáculos, pero sigue inconforme. “Hay que reconocerlo”, se lamenta, “estas son las ligas menores”.

La falta de autoestima

Causa básica de fracasos. Para comprometerse en una empresa o un negocio y alcanzar el ÉXITO es necesario creer que uno es capaz de hacerlo. Los buenos jefes consideran ésta cualidad en sus empleados tan importante como cualquier otra. Las personas que no están seguras de sí mismas, por bien que se expresen, suelen hacerlo en tono de interrogación.

La seguridad que proyectas empieza por ser congruente entre lo que piensas, sientes y haces.

Tu identidad define tu autoestima. Si tienes la enorme ventaja de contar con valores, como colaboración, liderazgo, excelencia, agilidad, respeto y responsabilidad por solo mencionar algunos, no solamente los leas….siéntelos y llévalos a cabo, en otras palabras VÍVELOS CON PASION de esta forma será difícil que el fracaso se haga presente en tu vida.

“El fracaso es la oportunidad de empezar de nuevo, con más inteligencia”

Henry Ford

Una pequeña conclusión:

El fracaso es la gran oportunidad que tengo de saber quién realmente soy y  que es en lo que me debo enfocar para lograr el máximo potencial para el que fui creado.

*Principio de Peter:

El principio de Peter dice que en una empresa, entidad u organización las personas que realizan bien su trabajo son promocionadas a puestos de mayor responsabilidad una y otra vez, hasta que alcanzan su nivel de incompetencia.

Este principio, formulado por Laurence J. Peter en su libro The Peter Principle (El Principio de Peter), de 1969, ha sido comprobado infinidad de veces.

Consecuencia de lo que el principio manifiesta: “muchos puestos de alta dirección son ocupados por profesionales que no tienen la suficiente calificación para su trabajo, lo cual conduce a graves errores en las decisiones que toman las personas responsables en muchas organizaciones.

Reciban un afectuoso saludo,

Grupo Gonzka, S.A. de C.V.

Servicios Profesionales de Comunicación, Consultoría, Capacitación, Coaching y Conferencias (C.C.C.C.C.).

-

“Imaginación con Sustancia, Ejecución con Estilo”
-
*Agradecemos la invaluable colaboración de nuestro cliente y amigo: Mario Rizo Rivas de Salles Sainz Grant Thornton.

-

This entry was posted in capacitacion, coaching, comunicacion, conferencias, consultoria, Desarrollo Personal, Grupo Gonzka, Juan Fernando Campos and tagged , , , . Bookmark the permalink.

5 Responses to ¿Por qué fracasa la gente capaz?

  1. Paco Morales says:

    ¡Qué gran artículo y sobre todo basado desde un punto de vista “real”!

    Muchas personas temen al Cambio y prefieren seguir viviendo en un círculo en donde no se encuentran cómodos y rozan la mediocridad. Una persona con Pasión es invencible desde el punto de vista “interior” ya que siempre contará con la fuerza necesaria y suficiente para seguir transitando los caminos de su propio trayecto personal.

    Feliz semana Equipo!
    Bendiciones, haciendo que cada día cuente con paciencia, disciplina y buen humor.

    • admin says:

      Paco muchas gracias nos da mucho gusto que te haya gustado el artículo, esperamos lo recomiendes entre todos tus seguidores. Tus comentarios además son muy precisos y atinados. Recibe un saludo de todo el equipo.

  2. De muy buen gusto tu pagina. Continua el buen trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>